16 mayo 2008

0521 El Vendrell - España - Mediación Escolar

A los conflictos.... las palabras
La mediación de alumnos en el IES Andreu Nin ha reducido las disputas. El diálogo es la mejor solución a los problemas

Mariona y Andrés se enfrascaron en una pelea en el IES Andreu Nin de El Vendrell y ahora forman parte del equipo de alumnos mediadores del centro tras comprobar, con la mediación que hizo Noel, otro estudiante, que las palabras son la mejor solución. Es el segundo año que el IES cuenta con un equipo de mediadores formado por alumnos, maestros, padres y equipo directivo.

«El mediador no es un arbitro. Los que toman la decisión de solucionar el conflicto son las partes», explican los mediadores. Con la experiencia «cada vez hay menos peleas», apuntan los alumnos. Según los maestros, ha descendido la conflictividad. «Incluso hay menos solicitudes de mediación. Creemos que la cultura del diálogo se impone y los alumnos ya no piden mediación porque intentan solucionar los problemas hablando entre ellos».

Los mediadores, con entre 13 y 16 años, tras una formación sobre cómo resolver conflictos, intervienen en las disputas que puedan surgir entre alumnos o entre estudiantes y profesores. En el equipo también hay maestros, padres y personal del instituto, porque en una escuela con más de 800 alumnos y un centenar de profesores, los desencuentros pueden surgir en cualquier momento y entre diferentes colectivos. «Se ha hecho mediación entre dos profesores», explican las maestras mediadoras.

Voluntaria

La mediación la solicita, mediante un formulario habilitado en la recepción del centro, cualquier miembro de la comunidad escolar que quiera solucionar un desencuentro con otra persona. En la solicitud detalla con quién quiere hacer la mediación y los motivos. El mediador localiza al otro afectado y le propone la mediación, que es voluntaria. De aceptar, ambas partes se comprometen a las normas de la mediación y a lo que se determine en ella.

«Resulta que muchos de los enfados son por tonterías. Por rumores», explica Noel, uno de los alumnos. Cosas que no se aclaran «porque al principio te da vergüenza hablar, pero cuando lo haces te das cuenta que es la mejor solución en todos los casos», explica Mariona que de usuaria de mediación se ha convertido en mediadora. «La pena es que muchas peleas no se solucionan porque hay gente que no se preocupa en saber qué es la mediación. A veces hay que comerse el orgullo», señala.

«Para ser mediador hay que saber escuchar a una parte y a otra, tener paciencia, ser imparcial... Las personas agradecen que te pongas en su situación», señalan los mediadores. «Después cada parte enfrentada lanza una lluvia de ideas para solucionar el conflicto y se comprometen a cumplirlas» y al cabo de un tiempo se revisa como evoluciona esa situación.

Natalia Surera está pendiente de una próxima reunión con las dos compañeras que tuvieron un encontronazo. Las chicas van a la misma clase y tras un desencuentro que las enfrentó, una de ellas pidió la mediación. La otra aceptó. «Tuvimos un primer encuentro para ver qué había pasado. Cada una expuso su versión». Resultó que aquel bolígrafo que impactó en una de las chicas no fue lanzado con premeditación. «El problema es que las dos van a la misma clase y no se puede estar con esa tensión», explica la mediadora. El primer encuentro de mediación no acabó en un apretón de manos. «Acordamos que nos daríamos un tiempo. Aunque no se hablan, no se ha reproducido la pelea y ahora se verá qué valoración hacen las dos compañeras tras estos días».

Marta Juanpera también ha actuado como mediadora en un conflicto. Cuatro chicas tenían un enfrentamiento con una joven magrebí del mismo instituto. Ambas partes se culpabilizaban entre sí de la tensa situación. «Tras hablar se vio que no había ningún motivo para estar enfrentadas». Juanpera explica que se llegó a un acuerdo después de dos sesiones de mediación: «todas se comprometieron a que no se dirían nada». Ahora se respetan. «No se han hecho amigas pero ya no existe la tensión que había entre ellas». Las dos mediadoras coinciden en el poder que tiene el hablar.
(Fuente: diaridetarragona.com)

1 comentario:

Beita dijo...

La verdad es que la figura del mediador escolar es una figura muy importante en institutos como el IES Andreu Nin, donde "son conocidas" sus peleas, desde hace muchos años. Habría que potenciar este tipo de intervención, pues es aplicable a demás facetas de la vida de los jóvenes.

Un saludo